blog No creo necesitar una guía para "au pairs". Me parece que me expreso claramente.

No creo necesitar una guía para "au pairs". Me parece que me expreso claramente.

Publicado por 13 de marzo de 2018 • Tiempo de lectura: 4 minuto(s)
Blog

Cuando nuestro segundo hijo nació, nos dimos cuenta que necesitábamos ayuda con los niños, si quisiera cumplir mi meta de regresar a trabajar pronto. Un kínder que vimos no nos gustó, el otro no aceptaba niños menores de tres años, así que mi esposo y yo decidimos que lo mejor sería tener a una / un "au pair" (cómo buscamos y encontramos a nuestra "au pair" esa es otra historia, la cual seguro será un buen tema para otra publicación del blog...).

Nuestra primera "au pair" venía de Rusia, aquí la llamaremos Antonia.

Ella era muy linda con los niños, pero no era muy organizada, ni con los niños ni con sus tareas en la casa.
Antonia hablaba bastante bien inglés, además de su alemán básico, así que siempre que pensábamos que no nos entendía en alemán, le hablábamos en inglés. Pero cuando yo llegaba del trabajo en la tarde encontraba a mi esposo muy molesto. Me decía: "Le pregunté a Antonia si me había entendido, y ella me dijo que sí, pero después hizo otra cosa completamente diferente!"

Yo trataba de explicarle que Antonia pensaba que sí le había entendio, así que su respuesta había sido honesta. Pero por falta de más vocabulario, el mensaje no había llegado del todo bien y por eso las cosas no habían salido como él las esperaba o, a veces igual y a Antonia se le había olvidado lo que mi esposo le había dicho, pues eso no le había parecido importante a ella.

Por lo que acordamos hacer juntas semanales con Antonia, en las cuales hablábamos de los malos entendios que habían ocurrido esa semana para aclararlos - primero sólo hablábamos, pero me di cuenta que si lo hacíamos de forma escrita era mejor. Así ella podía leer otra vez lo hablado cuando estaba en su cuarto y podía usar su diccionario si no entendía algo.

Después de unas semanas pensé que tal vez sería buena idea no hacerlo de forma escrita a mano (pues a veces sentía que algunas cosas se repetían), sino hacer un documento en la computadora, un “manual” para nuestros niños. La primera versión del “manual” explicaba cómo consolar a los niños, varios consejos acerca de la seguridad, reglas para comer, tomar y de disciplina, así como ideas de qué podía jugar la “au pair” con los niños (en ese entonces todavía no hablaban, así que ellos no podían decirle a Antonia lo que querían).

Nuestra segunda "au pair" venía de Mongolia, aquí será Tsetseg.

Esa vez estábamos más preparados, así que ya contábamos con una versión impresa de "Consejos para Tsetseg", lista para ser entregada el primer día. Cada vez que veíamos que había algún punto de conflicto, lo añadíamos al documento e imprimíamos una versión actualizada.

Al pasar el tiempo, también mi esposo estuvo de acuerdo, acordamos hacer una "guía", porque la idea sí estaba funcionando como lo habíamos pensado.

En dos semanas, Visola, nuestra sexta "au pair" va a llegar - es la primera vez que tendremos una "au pair" de África y ya nos alegramos de conocerla.

Le hemos mandado de antemano nuestra guía para "au pairs". Seguramente habrá nuevos puntos que añadir en los próximos días, porque las circunstancias cambian (nuestros hijos aprenden cosas nuevas todos los días, las rutinas se modifican, etc.) y por otro lado, depende mucho también de las raíces culturales de nuestra "au pair" lo que está claro para ella y lo que tenemos que explicarle...

¿Te gustaría saber cómo es nuestra guía para "au pairs"? Sí si, la puedes encontrar en https://connectaupair.world/au-pair-handbook/samples/ 

¡Te deseo un día excelente con tu familia y con tu "au pair"!

Helga

P.D. Me encataría escuchar tus comentarios acerca de nuestra guía y también saber cómo comunicas tus reglas y resuelves malos entendidos, por favor escríbelos en el campo de abajo.

13 de marzo de 2018
Publicado por
Family Germany